Lo más avanzado para la acuacultura
March 3, 2016

Se sabe que las abejas en condiciones naturales no necesitan de la intervención humana para sobrevivir. Sin embargo, en las explotaciones comerciales, los apicultores quitan a las abejas la mayor parte de sus reservas, dejándolas en condiciones no aptas para enfrentar las temporadas críticas, por lo tanto los productores deben de auxiliar a las colonias de abejas con alimentación suplementaria.

La alimentación artificial es el suministro de alimentos que se les da a las abejas en la temporada en que la necesitan, aunque los alimentos no necesariamente tienen que ser artificiales.

La mayoría de las veces se proporcionan alimentos energéticos en forma de jarabes, y los alimentos proteicos en forma de pastas. La mayoría de las veces se proporcionan alimentos energéticos en forma de jarabes, y los alimentos proteicos en forma de pastas.

Es conveniente comentar que con cualquiera de las dos concentraciones se pueden obtener objetivos de mantenimiento o de estímulo, siempre que se use una buena estrategia en la frecuencia del suministro de alimento.

Así tenemos que, aunque se dé un jarabe no muy concentrado en azúcares, si se aplica frecuentemente, se obtendrán estímulos de la reina y aumento en la población.

Algunos apicultores prefieren suministrar el jarabe enriquecido con 5% al 15% de polen en polvo diluido en el jarabe, reportando que obtienen muy buenos resultados para estimular a los núcleos en crecimiento.

Todos los insumos que se empleen para la preparación de los alimentos deberán ser inocuos, tanto para las abejas como para las personas, asimismo, el agua que se use deberá ser hervida o potable.